Se considera una piel sensible a una piel que reacciona de manera exagerada ante factores internos o externos que generalmente no afectarían a pieles normales, como, por ejemplo: el frío, la contaminación, el calor, el agua y ciertos productos. Los síntomas más comunes de una piel sensible es el enrojecimiento, purito, ardor o picor.

Mostrando 49–64 de 143 resultados

Mostrando 49–64 de 143 resultados

Comunícate con una Asesora